Fe, Esperanza y Caridad




Primero creaste la fe.
Con la fe vino la esperanza de lograr.
Al no vislumbrar la llegada, la ilusión se conformó con la caridad en pos de la esperanza.
Ahora, es rabia. ¡Rabia!,  a combatir;  para no aporrear estas mis teclas como si de un pianista se tratara, para no malograr ni la fe. ni la esperanza y tampoco la caridad aunque ya no sean para ti.


Publicar un comentario