ME PREGUNTO

"Lleva tiempo llegar a ser joven."
Pablo Picasso





En cuantas ocasiones he oído y he dicho:

Me gustaría tener 20 años menos... pero sabiendo lo que sé ahora.
¿Queremos tener la energía y vigor de hace 20 años con la experiencia con la que contamos al día de hoy?.
No se si serviría de algo, probablemente no desarrollaríamos los mismos actos con sus éxitos y fracasos.
 Es seguro que cometiéramos otros distintos con otros éxitos y fracasos.
 Es algo así como la pescadilla que se muerde la cola o el cuento de nunca acabar o la historia interminable; no hay solución , siempre es la misma historia.... hacer y deshacer para experimentar.
Pero... ¿Y si en realidad quisieramos tener 20 años menos por el simple hecho de tener la energía y vigor de entonces , sencillamente por  poseer potencia y dinamismo; y disfrutar de ello, y no consolarnos con el hecho (tal vez sea una excusa, tal vez no) que con la experiencia aprendemos a saborear y disfrutar las virtudes de la vida con nuestro cerebro y lo que añoramos en realidad es la intensidad y el empuje de la juventud?
Así lo sentí hace un par de días, en un concierto de "Celtas Cortos"; en el que un arrebato inesperado trajo a mi persona el poderío enérgico de la juventud sin tiempo ni necesidad de recrearme y desear, ni fantasear mentalmente de unos actos u acontecimientos, sino que muy al contrario los disfruté en mis propias carnes.
Tener la energía para seguir probando y degustando...
Vivir, vivir, vivir.
Saborear, experimentar, degustar, padecer, comprobar la vida con mi cuerpo, con mis cinco sentidos y dejar que mi cerebro disfrute de los actos, porque solo con mi "sabiduría", fantasías, sueños y recuerdos no sé, ni quiero vivir.
No.
Todavía ... No


Publicar un comentario