MI CARRETA

Siento que me han asesinado en varias ocasiones.
Pero eso... no es cierto.
No tengo necesidad de juzgar, ni culpar a nada ni a nadie de lo que me sucede. No han cometido sobre mí delitos que no me haya buscado yo misma con mi inexperincia, ignorancia, inocencia y curiosidad -para bien y para mal-.
No voy a decir que no tengo lo que me merezco, porque si, creo que tengo lo que merezco, yo misma me lo he ganado - y no va mal el recuento, porque lo veo con "buenos ojos", (es lo único que hace falta, cuestión de carácter supongo) -.
Por eso guardo mis recuerdos como galardones...
 Y me gustan, me gustan mucho mis recuerdos; no se porqué pero ninguno me es amargo, no reniego del pasado, ni tan siquiera del más doloroso; todos y cada uno de ellos forman parte de mi y del camino andado y  además me hacen recordar...
Esos objetos que evocan tiempos pasados y que ya no pueden darme nada... y nada  les puedo dar a ellos; no  quiero soltarlos  de la memoria, sigo unida a ellos.. porque ellos han hecho lo que yo soy ahora, los llevo conmigo, en mi carreta sin engrasar.




Publicar un comentario