O JAUNA







Nadie nunca escribió sobre ti "Señor O".


Encerrado en su mundo, en el  bosque llamado Urkabe (superior) , en su cabaña de madera; dentro de ese poblado que por aquí lo llaman ciudad sin ley, porque allí todavía se puede fumar en los bares, andar a caballo por sus calles y liquidar las cuentas a la vieja usanza y sin palabras.

El  "Señor O"  tiene una mezcla de vaquero, indio y vikingo.
Vaquero por su porte.
Indio por su pensar. En su juventud le llamaban "Cheroki"
Vikingo por su piel y el azul de sus ojos.

Hombre de pocas palabras sentenciadoras y siempre cumplidor de ellas.
Alegre con mayúsculas y valeroso como los guerreros a la antigua usanza.
Por su apariencia y comportamiento no sé si es temido o respetado.
El no es consciente de los tiempos en los que vive, tiene sus propias reglas y el resto le es ajeno.
Su fuerza exterior es brutal - sus tiempos de arrijasotzaile y boxeador lo demuestran- y la de su interior no es menor - consigue sus propósitos sin pereza alguna-.
Ama su caballo, su moto, su arma, sus amigos, su familia y su mujer, siendo fiel a todos ellos. 
Su naturalidad, humildad y bondad pueden confundirse con inocencia.
Siempre hace lo que hay que hacer cueste lo que cueste sin darle importancia.
El "señor O" no es de este mundo aunque viva en él.



Al "Señor O",  le gusta besarme donde nadie nunca me besó.
Dicen que para amar hay que admirar al ser amado.
Y yo admiro al "Señor O".


Publicar un comentario