NAMASTE

  
 
Tu lo pensaste,
tu lo creíste,
tu lo creaste.
  
 
Lo que hacemos con las palabras, lo que creemos que significan o lo que queramos decir usando términos que nos traen a conveniencia, no significa  que sean autenticas  veraces o certeras.
 
 
Al fin solo queda lo que damos.

No lo que pedimos, o lo que creemos que merecemos.
 
 
 
 
 
 
Publicar un comentario