NUNCA SERÁ SIEMPRE



Habíamos conseguido mantener el hilo rojo sin tirarlo  ni romperlo, no en vano, no llegamos a decirnos adiós en aquella mañana en la que nos alejamos.

Desde aquel entonces... siempre me gustó saber de ti a través de tus creaciones, bien fueran palabras, imágenes o notas musicales. No por simple curiosidad, sino porque sinceramente aprecio tus producciones artísticas que son el fruto de tu trabajo.
Unas veces aprendo, otras me sorprendo, otras descubro imágenes, melodías.., y claro está como ocurre con cualquier creador... en otras ocasiones ni fú ni fá ( para eso están los gustos, los colores y las circunstancias).

Desde aquel entonces elegimos...(o tal vez no podría ser de otra manera) yo  agarrarme a la tierra como una gran raíz para ver desde dentro hacia fuera. Tu la de  tu volar y  mirar y experimentar desde arriba.
Y... Desde aquel entonces...las opciones que tomamos deben de ser las correctas; porque... en todos estos años tu quieres seguir volando y mis raíces siguen creciendo...






2 comentarios:

Mahler Dean dijo...

efectivamente, sigues sin enterarte de nada : ni en aquel entonces, ni en este tiempo (que no espacio; como siempre, todo sigue igual, ya veo)

y es que tú no te enteras!!





y oído lo leído, y qué más da

ah, y por cierto... játete tú si todo sigue idéntico que a día de hoy continúas confundiéndome literalmente con un espejo

en fin, que no nos perdemos nada, que nada cambia si nada cambia, y que yo ya tengo mi silla de montar; por lo de las barbas del vecino; ya sabes.

puto C.I.

Mahler Dean dijo...

ayer, por primera vez en muuucho tiempo (dos años +/- o más) salí de casa




fui a comprar un par de botellas de Chardonay al BM de aquí, ya sabes... el súper de mi barrio; y coño, me encontré con que lo habían reformado todo entero interiormente; ahora está genial, de vicio, incluso estoy reuniendo los puntos de unas cartillas que hay para cogerme una colección de cuchillos de cocina que están de putísima madre

en fin
y a que no sabes
me sorprendí fantaseando con encontrarte entre los pasillos de los estantes; incluso al preguntarle por el vino a una dependienta volví a fantasearte imaginando que, al darse la vuelta, sería con esa pesadilla de sonrisa tuya con la que me toparía

Eli... pide el traslado, por fa, sí o sí