SUEÑOS





No sé si está bien o es correcto sentir que no me gusta soñar.
No me agrada la idea y rechazo una vida cimentada en sueños.
¡Importante!, que no significa que sea carente de ilusiones, eso sí, amo las ilusiones, ¡Energía, fuerza y vida dan las ilusiones!.
Si en estos momentos me permito el hecho de soñar, mis sueños reflejarían a mi parecer un egoísmo extremo.
Ejemplo: lo haré sobre mi vida afectuosa (hoy sale una diferente de las otras diez).
Fantasearé en ser uno de los protagonistas de "Memorias de África", pero no la de su protagonista femenina, sino la de él, (Robert Redford), una historia en la cual el no deja de vivir la libertad de su vida a expensas de que su amante esté disponible a su capricho..
Sé que esto no es justo y difícilmente loable ya que es carente de igualdad y equidad
Así son mis sueños... egoístas,  y por lo tanto carentes de realidad para la integridad de mi persona.
Desde luego no puedo anhelar un sueño pretendiendo se haga materializable, no me lo puedo permitir, aunque me lo consintieran, no es tolerable.
Soñaría también levartarme de la cama cuando me venga en gana, no tener que hacer cosas que no me apetezcan, unas cuantas chozas por aquí y por allá, hasta un helicóptero,  y por seguir soñando un hombre joven, alto, rubio, con ojos azules, inteligente y gracioso, millonario que se muera pronto y me deja la herencia.
¿Acaso no es una tontería soñar?.
Una soberana memez, desear realidades irreales.
Y que bien lo dijo Segismundo..."que mal hice yo entre todas las especies vivientes que tienen lo que no puedo tener, y que por tener raciocinio poseo el don de soñar"



Publicar un comentario