THE LAST HOBO

Era una tarde de sábado más especial de lo normal. Nuestro querido amigo de Salamanca venía a vernos.

Quedamos sin tòn ni són en un lugar intermedio de mi camino y el de ellos.

Curioso del caso es que aquel lugar era un mal garito de carretera de otros mis tiempos, el cual se había convertido en un club social de motoristas con reserva del derecho de admisión, pero que  firmando y leyendo sus estatutos nos daba pleno derecho a hacer uso de su barra de bar y a más a más a fumar dentro del recinto (todo un hallazgo en estos tiempos que corren).
La tarde prometía un buen rato agradable con buenos amigos y buena gente.




Y como si de desgracias hablara, este gozo  no vino solo sino con otra agradable sorpresa...

 No se porque si o porque no  apareció  dela nada (bueno de una furgoneta blanca recién aparcada en la puerta), y se sentó junto a nosotros.

Su rostro era como el de las imágenes más clásicas  Jesucristo (ojos azules con mirada dulce y delicada, pelo rubio y largo, y su extremada delgadez).


- Solo te falta la guitarra  (le exclamé).
- Si Ana me deja, le pido que la traiga y toco.
Ana le dejó.
Así fue como pasamos la tarde con unas cervezas, lo que quedaba de su hilo  de voz rota  hasta que los motorista propietarios decidieron cerrar el club para ir a casa.
Se hace llamar " the last hobo" según su traducción el ultimo hombre libre...
Un alemán llamado Thomas que  dejó atrás sus vida  de periodista, tipógrafo  incluso ( cuenta haber diseñado para Mercedes-Benz) dejó también que su esposa tuviera una vida normal para que la viviera normalmente y dejó atrás todas sus posesiones de las que se sentía esclavo.





"La filosofía del vagabundo se apoya en la no necesidad de nada y el buen talante de aceptarla sin queja alguna" Camilo José Cela


Aquí te gurado Thomas... porque no quiero olvidarte.


Publicar un comentario